Boletines

Asuntos!

Lo familiar, su inquietante extrañeza

Por Paula Rodríguez Acquarone (EOL)

Frente a lo imposible, podemos servirnos de la ayuda de la ciencia. Sin embargo, el hecho de volverse posible nos confronta con sus efectos en la subjetividad.

La lectura de la noticia sobre la decisión de Samuel Leighton de tener un hijo con su pareja con la ayuda de los óvulos de su hermana con el fin de conservar los genes familiares, produce desasosiego. Samuel dice "no es tan extraño como parece". Esta extrañeza evoca la idea de Lacan de que en el origen, está el lugar.[1] El hombre encuentra su casa en un punto situado en el Otro.[2] Alude así a la constitución misma de lo familiar y en el horizonte, su inquietante extrañeza. Nos recuerda que para el psicoanálisis lacaniano somos hijos del lenguaje y la idea de que el lazo familiar, aún si proviene de la biología, contiene un real que necesita ser alcanzado por lo simbólico para que el lazo se constituya como tal.

Los genes no pueden reemplazar la parentalización, siendo esta incluso necesaria frente a lo real de la contingencia misma del encuentro. Sabemos que un real está siempre en el núcleo de lo familiar; sin embargo, en este caso, se produce la ilusión de un lazo en el porvenir que liberaría del real en juego en el deseo de un padre o lo que parece ser en este caso, de una madre.

BIBLIOGRAFÍA

  • Freud, S. (1988), Lo Ominoso (1919), Obras completas, T. XVII, Buenos Aires: Amorrortu.
  • Lacan, J. (2006), El Seminario, Libro 10, La angustia, Buenos Aires: Paidós.
  • Lacan, J. (2006), Lugar, origen y fin de mi enseñanza, Buenos Aires: Paidós.
  • Miller, J.-A. (1997), Observaciones sobre Padres y Causas, Introducción al Método Psicoanalítico, Buenos Aires: Paidós.

NOTAS

  1. Lacan, Jacques "Lugar, origen y fin de mi enseñanza", en Mi Enseñanza, Ed Paidos, Bs As, 2006, pág. 14.
  2. Lacan, Jacques El Seminario Libro X "La Angustia", Ed. Paidos, Bs As.